Portada » El medio de una escalada del conflicto es la reacción moderada de EE UU contra las milicias proiraníes en Siria e Irak | Internacional

El medio de una escalada del conflicto es la reacción moderada de EE UU contra las milicias proiraníes en Siria e Irak | Internacional

by Michelle Suarez
0 comment

Represalia no fue sólo esperada. Lo anunció también el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, quien aseguró el martes que había decidido cómo reaccionaría su país ante el ataque con drones a una base estatal en Jordania dos días antes, en el momento en que tres militares se encontraban en el lugar. delicado. Sin el embargo, su materialización de estas formas, con ataques contra más de 85 objetivos en Irak y Siria por parte de milicias rechazadas por Irán, ha aumentado la preocupación por un posible aumento de la tensión en el Este junto a un mayor número de actores y países. Los ataques alcanzaron a 23 personas en Siria que vigilaban las instalaciones, según el Osservatorio Sirio de Derechos Humanos, con observadores sobre el terreno, y en Irak, a 16, entre los civiles que se reunieron cerca de los lugares atacados, informó el Gobierno. Según el Comando Central de Estados Unidos (Centcom), la Fuerza Aérea desplegó 125 municiones de precisión.

Como era también la era de la esperanza, los países atacados e Irán criticaron la resistencia. El primer ministro de Irak, Mohammed Shia al-Sudani ―que está haciendo declaraciones conciliadoras con Washington con peticiones sobre el hecho de que las fuerzas de la coalición contra ISIS que el líder abandonó el país― aseguró que los bombardeos “ponen en peligro la seguridad de Irak y la región al borde del abismo”. El Gobierno de Siria, derrotado por Rusia e Irán en la guerra que dura ya 13 años, definió a Estados Unidos como “principal fuente de inestabilidad global”, mientras que Teherán contó con el “error estratégico” de Washington que “lo envolvió aún más” en la región y “oculta los crímenes” de Israel en Gaza.

Otras voces más lejanas advirtieron del riesgo de que los ataques incendien una mayor parte de la región en un momento en el que no hay escasez de gasolina. Sin mencionarlo concretamente, el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, advirtió de que Oriente Próximo es “una caldera que se puede explorar” e hizo los esfuerzos “de todos” para evitarlo.

A la vista de las señales de alerta, el tipo de reacción elegida por Estados Unidos, al menos en esta primera fase, no parece mostrar interés en ampliar el conflicto. Washington ―que en 2020 buscó en Bagdad al general Qasem Soleimani, jefe de la Fuerza Al Quds (el brazo regional de la Guardia Revolucionaria, que dirige los francos regionales), en respuesta a los diversos ataques mortales que sufre sus tropos en Irak― podría haberlo hecho. optar por el culo selectivo de algún líder de la milicia o apuntar más directamente a Teherán.

Los objetivos eran, a cambio, “centros de operaciones de mando y control, centros de inteligencia, lanzadores de misiles, almacenamiento de vehículos aéreos no tripulados e instalaciones de cadena de distribución de municiones y logística”, según Centcom. Se trataba aún más del mensaje del que se hizo eco el presidente Joe Biden: “Estados Unidos no busca conflictos en el Cercano Oriente ni en ningún otro lugar del mundo. Pero si esto es todo lo que pretendemos hacer, nos ha perjudicado: si dañan a un Estado, responderemos”, añadió.

La precisión milimétrica del impacto de los ataques para evitar un recrudecimiento del conflicto parece explicar, según analistas y expertos, lo ocurrido hasta ahora. prudente, como decíamos, limitada en sus objetivos. El analista de CNN Nick Paton Walsh llama a este primer objetivo una respuesta “comparativamente limitada” a la terrible pérdida de vidas del estado en la región en casi tres años. La administración Biden, explicó el experto, tiene por el momento “una tarea casi imposible: golpear lo suficientemente fuerte como para demostrar que hablas en serio, pero también asegurarse de que tu oponente asesta el golpe sin retroceder al verte”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

A esto se suma la rapidez con la que Irán lanzó el ataque a la base en Jordania, lo que dejó a Washington en una posición delicada: interpretarlo como una simple estratagema para lanzar la piedra y descubrir que la mano había sufrido, por supuesto, diversos grados de tensión. Incluso la suposición de que el anuncio del grupo que lo revivió, Kataeb Hezbolá, que suspendió todas sus operaciones contra las tropas estatales, no habría tenido éxito desde la presidencia de Teherán, interesado en ayudar a Israel y a su principal aliado, pero no de manera abierta conflicto.

Equilibrio difícil

Un equilibrio difícil, que impida nuevos ataques a sus fuerzas dispersas en la región, sin provocar la extensión del conflicto, es la idea que más se repite en las reacciones a la reacción estatal. El secretario de Defensa, Lloyd Austin, confirmó que el golpe es sólo la salvación inaugural de una ofensiva cuyo calendario se mantiene en secreto. Los ataques son simplemente “el comienzo de nuestra respuesta”, dijo Austin, haciéndose eco de la declaración de Biden de que “se desarrollará en los tiempos y lugares que elijamos”.

La avalancha de ataques duró apenas 30 minutos, precisó Viernes John Kirby, jefe de comunicaciones estratégicas del Consejo de Seguridad Nacional, y decidió en base al tiempo. “Si dibujo por el momento, [atacamos] cuando veamos la mejor oportunidad climática. El buen tiempo se presentó hoy [por el viernes] y lo llevamos a la costa”, explicó el teniente general Douglas Sims, director del Conjunto Estado Mayor. Washington analiza imágenes de satélite para evaluar la magnitud de los daños, el número de bajas entre los combatientes proiraníes y si la Casa Blanca cree que fue un éxito, afirmó Kirby. El portador afirmó además que las autoridades de Bagdad fueron notificadas previamente “algo que estas niegan” y que no ha tenido contacto con nadie con Irán desde el ataque con drones de Domingo, perpetrado por Kataeb Hezbolá, integrado en la Resistencia Islámica de Irak, una Denominación genérica que agrupa distintas caras de ejércitos apoyados por Teherán.

Aquel ataque, en el que también participaron menos de 25 militares, no fue inusual (se han registrado centenares en los últimos años, sobre todo desde el inicio de la guerra en Gaza), pero sí, el único que traspasó las defensas y se alió con los barracones. El dron fue confundido con uno propio que debía regresar a su base en esos momentos en la Torre 22, el punto de avance atacado en la búsqueda de la frontera con Siria, según afirman estados tripulados.

A partir del 7 de octubre, día en que el ataque de Hamás contra Israel desencadenó la guerra en Gaza que mató a más de 27.000 personas y dispersó a los Scaramuza en la región, desde el Líbano hasta Yemen, pasando por Siria e Irak, las fuerzas estadounidenses se dispersaron por todo el territorio. Oriente Próximo ha sufrido más de 160 ataques por parte de milicias vinculadas a Irán, según el sistema informático del Pentágono. Y el del Domingo fue el primer letal.

La acción de represalia ha sido, sin embargo, mucho menos atrevida que el asesinato de Soleimani, mayor comparación con los últimos objetivos del nombre. Fue producido en el último viaje de la presidencia de Donald Trump. La diferencia es que por tanto no hubo guerra en una región como Gaza, e incluso el conflicto palestino-israelí, que Biden quería enredar para concentrar y frenar a China, logró instalarse en manos del último tranvía de su presidencia. y en medio de una campaña de reelección. Este sábado es precisamente el primer día del calendario de primarias demócratas en Carolina del Sur, cuando las últimas reuniones corroboran la votación del 5 de noviembre de su rival, el candidato republicano Donald Trump. La última encuesta, publicada esta semana por CNN, daba al expresidente entre un 49% y un 45% de los demócratas.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


You may also like